El Mobile World Congress 2019 cierra con 109.000 asistentes

por irene viaplana campins,

Barcelona y su área metropolitana han vuelto a demostrar que no hay mejor lugar para el Mobile World Congress. Los 109.000 congresistas llegados de más de 200 países que han pasado por el recinto ferial de l’Hospitalet durante esta semana suponen un nuevo récord de asistencia, pero los organizadores ya no celebran que hayan venido 1.000 visitantes más que en 2017 y 2.000 más que el año pasado. Si hubiesen sido 2.000 menos no les habría preocupado.

John Hoffman y los suyos están centrados en priorizar la calidad por delante de la cantidad. Lo demuestra el dato de que más de la mitad de los congresistas ocupan cargos ejecutivos en sus empresas. El objetivo marcado por la GSMA es el de cuidar el alto perfil de los asistentes y el nivel del debate, que este año ha sido extraordinariamente potente sin necesidad de contar con ninguna estrella mediática como el fundador de Facebook, Marck Zuckerberg.

El congreso ha sido el campo de batalla de la guerra abierta entre Estados Unidos y la empresa china Huawei. Las salas de conferencias de Fira de Barcelona se han convertido en un espacio neutral en el que ambas partes han podido exponer sus ideas, lanzarse dardos envenenados y rebatirse diplomáticamente. Ningún otro evento internacional puede hacerlo a día de hoy. En las ferias americanas no hay presencia de la marca china y en las asiáticas no van secretarios de estado norteamericanos.

Mobile World Congress

La organización prima la calidad por encima de la cantidad; lo demuestra el dato de que más de la mitad de los asistentes ocupan cargos ejecutivos en sus empresas

“Hemos vuelto a ser el epicentro del sector”, celebraba el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, mientras miles de congresistas trajeados salían en dirección al aeropuerto cargados con sus maletas y, a la vez, tomaban el relevo miles de operarios con casco para iniciar unas tareas de desmontaje de la feria que se alargarán durante una semana.

Entre los expositores consultados había una mezcla de cansancio y euforia que es el mejor indicador de lo que ha sido esta semana: no han parado y las cosas les han ido bien. También se vino arriba cuando cerraron las puertas del congreso el conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, que lo definió como “el mejor Mobile de la historia”.

“Hemos vuelto a ser el epicentro del sector”, celebra el director de Fira de Barcelona

Si en los 120.000 metros cuadrados de espacio expositivo todo fue rodado, en el exterior las cosas tampoco han ido nada mal. “El Mobile es un oasis en medio de la temporada de invierno”, dicen desde el Gremi de Restauració de Barcelona. También ha ayudado que las bajas temperaturas se hayan esfumado. El clima extraordinariamente primaveral de la última semana de febrero ha animado a los congresistas a salir a pasear por la ciudad y hacer gasto.

El Gremi de Restauració se muestra ampliamente satisfecho del impacto que ha tenido el congreso este año sobre el sector, que destacan la feria como la oportunidad de “equilibrar las cuentas de la temporada baja”. Las reservas se concentraron entre el domingo y el miércoles, especialmente por las noches, y se notaron en todo tipo de locales. Según fuentes del Gremi, la mayoría de los asistentes acostumbran a repetir restaurante y hay incluso quien ya reserva mesa para el año que viene.

Los restaurantes han funcionado a pleno rendimiento entre el domingo y el miércoles

El transporte tampoco ha sido un problema para el Mobile. Los paros de dos horas por turno de lunes a jueves en el metro de Barcelona prácticamente han sido imperceptibles para los asistentes a la feria mientras que los grandes perjudicados han sido los trabajadores de la ciudad que poco tienen que ver con una feria que deja 473 millones de euros de impacto económico.

El número de desplazamientos en metro estos días ha sido un 6% inferior respecto al de un día cualquiera de febrero y un 8% menos que en la anterior edición del Mobile, según Transports Metropolitans de Barcelona (TMB). El aviso de los paros en el metro ha tenido como efecto colateral una disminución de los pasajeros de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), que conectaba en seis minutos plaza Espanya con plaza Europa de l’Hospitalet. Aunque el número de usuarios ha sido prácticamente el doble que en cualquier otra semana de febrero, se ha registrado un 7% menos de viajes que en la anterior edición.

El servicio de taxis, por su parte, ha sido capaz de dar respuesta a la alta demanda de estos días y, junto a los más de 2.000 vehículos de alquiler con conductor contratados por las empresas presentes en el salón, ha demostrado que la ciudad no necesita Uber y Cabify para garantizar la movilidad de un gran evento de estas características.

Incluso la seguridad presenta los mejores resultados de los últimos cinco años. Los 129 delitos denunciados durante estos días son un 4% menos que en el Mobile del año pasado. Dentro del recinto ferial solo se han denunciado 13 hechos delictivos, la mitad que en 2018. La peligrosa anécdota la han puesto dos empresas que intentaron grabar vídeos con drones incumpliendo la normativa de seguridad aérea.

Los paros de dos horas por turno en el metro han afectado a los ciudadanos y han sido imperceptibles para los congresistas

En cuanto al contenido de la feria, la tecnología 5G ha sido la gran protagonista de esta edición. Aparece por cada rincón pero ya ha pasado a ser algo más que castillos en el aire y se ha demostrado que puede ser útil y suponer un salto adelante para la sociedad. La Mobile World Capital, capitaneada por Carlos Grau, se ha tomado en serio la misión de dejar un legado en la ciudad y demostrar que Barcelona debe ser puntera en este ámbito durante todo el año.

Uno de los momentos más destacados del congreso a nivel internacional ha sido la primera operación teleasistida usando tecnología 5G, realizada desde el Mobile en comunicación con el hospital Clínic. También se ha visto como el coche conectado puede reducir la accidentalidad o la realidad inmersiva permitirá ver el Barça con gafas de realidad virtual desde cualquier lugar del mundo como si se estuviese en el Camp Nou.

Por su parte, el hermano pequeño del Mobile, el salón 4 Years From Now (4YFN), que se celebró en Montjuïc entre el lunes y el miércoles ha reunido a 23.000 asistentes, casi un 13% más que el año anterior. Por primera vez ha sido organizado por la GSMA, la patronal del sector que monta el Mobile, y eso se ha traducido en una estética más parecida y una mayor presencia de grandes corporaciones en lugar de ser un coto exclusivo de las empresas emergentes locales.

Otra de las derivadas del Mobile, el Youth Mobile Festival (YoMo), tendrá lugar hasta el sábado en La Farga de l’Hospitalet. Por primera vez, además de haber sido escenario de actividades para miles de escolares durante toda la semana, el sábado hará una jornada para familias de la ciudad con la intención de despertar vocaciones y ayudar a que sean los vecinos los protagonistas del Mobile del futuro.


Fuente: https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20190228/46754505518/mwc-mobile-world-congress-2019-feria-movil-barcelona-asistentes.html

Comentarios


Para comentar, por favor inicia sesión o crea una cuenta